ifur | Iluminación LED – temperatura de color
17134
post-template-default,single,single-post,postid-17134,single-format-standard,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Iluminación LED – temperatura de color

Iluminación LED – temperatura de color

La temperatura de color se mide en grados Kelvin y se refiere a las distintas tonalidades que puede tener la luz. La tonalidad de luz variará el aspecto de los colores. Se aconseja escoger el color en función de la estancia que queramos iluminar.

Cuando hablamos de iluminación LED la temperatura de color se divide en 3 grupos:

  • Luz cálida (3000K aprox.) – equivale a la luz de las bombillas incandescentes y focos halógenos, es decir, luz con un tono amarillo-anaranjado. Colocaremos este tipo de luz en espacios donde queramos crear un ambiente acogedor y relajante, como pueden ser los dormitorios, el salón o el comedor.
  • Luz neutra (4000K aprox.) – equivale a la luz natural. Permite apreciar el color de los objetos con mayor realismo. Es ideal para la cocina o el baño.
  • Luz fría (5000K aprox.) – equivale a la luz de los antiguos fluorescentes. Se trata de una luz blanca tirando a azulada. Colocaremos este tipo de luz en espacios de trabajo y de estudio, garajes y trasteros, ya que su color nos aporta una percepción mayor de luminosidad.

 

Sin embargo, la elección de la temperatura de color dependerá de los gustos personales y de la decoración.